Gastronomía - Publicado 11/MAY/2017

Cómo hacer la hamburguesa perfecta

Cómo hacer la hamburguesa perfecta, Gurú

En plena auge de las 'burguer gourmet', es fácil olvidar que este sándwich es el epítome de la comida rápida.
 

Una hamburguesa:

Se trata de uno de los bocados más internacionales y, quizás por ello, uno de los que más pasiones despierta. 
Fueron los inmigrantes alemanes los que llevaron a América Norte América el filete de carne picada que solían preparar en Hamburgo y fue allí donde tomó su forma actual para convertirse en uno de los iconos gastronómicos por excelencia.
Su preparación se ha sofisticado hasta límites insospechados y, aunque no hace falta ser un experto sí debes conocer ciertas normas si aspiras a que tus amigos 'foodies' no te miren mal.

Cocinar hamburguesas no es una broma, Tiene que estar crujiente por fuera y jugosa por dentro. Hacer una hamburguesa medio cruda es, de hecho, una buena prueba para comprobar las habilidades de un joven chef”.

Con motivo de la llegada de la temporada de barbacoas, el periódico estadounidense ha publicado una interesante guía sobre cómo se debe preparar una hamburguesa, a la que hemos añadido otros importantes consejos de diversos chefs para aspirar a la perfección.

 Estos son las cuatro cosas que debes de tener en cuenta.

1. La carne

Esto no es ningún secreto: cuanto mejor sea la carne, mejor será la hamburguesa. 
Para escoger la carne hay que seguir una norma clara: lo ideal es que tenga entre 70 y 80% de proteína y entre 20 y 30% de grasa. Esto es importante, pues las carnes demasiado magras quedan secas.

Para que las hamburguesas se hagan bien no deben ser demasiado grandes. Entre 120 y 150 gramos está la ración ideal
Los chefs recomiendan escoger carne picada del hombro de las vacas, que corresponde a su corte conocido como 'chuck', la zona de la musculatura que más usan estos animales y que, debido a esto, está más tierna.

2. El pan

El pan de la hamburguesa suele ser una de las partes que más descuidamos, pues nos limitamos a comprar el que encontramos en el supermercado, sin preocuparnos mucho por su textura, sabor o tamaño. Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro pan debería cubrir a la perfección la carne, en una proporción de 1:1. Además, debe tener cierta consistencia, para que no se nos deshaga por completo el sándwich.

En EEUU usan muy distintos panes de hamburguesa como el 'soft potato bun' (de patata), el brioche o el kaiser roll. Si no queremos hacer nuestro pan en casa, que también es una opción, lo ideal es no ser tacaños y optar por una marca un poco decente 

3. La elaboración

 La primera pregunta que debemos hacernos es dónde queremos cocinar nuestra hamburguesa. Aunque las hamburguesas a la barbacoa suenan muy apetecibles, lo cierto es que la gran mayoría de chefs prefieren cocinar estas a la plancha.

Como explica George Motz, autor del libro y documental 'Hamburguer America', el jugo que desprende la carne es el mejor potenciador de sabor que puede tener la hamburguesa y la plancha (o, en su defecto, sartén) nos permite que el filete se cocine en su propia grasa, algo imposible en la barbacoa.

Para lograr una hamburguesa jugosa no debemos hacerla nunca más de cuatro minutos por cada lado
Para lograr que la carne quede casi crujiente por fuera pero jugosa por dentro es importante cocinar estas a la temperatura correcta. Unos 45 minutos antes de cocinarlas, debemos dejarlas fuera de la nevera (para que se hagan más rápido).

Cuando estemos listos debemos calentar la plancha a entre 150 y 200 grados: casi a tope. Esto es necesario para que tenga lugar la reacción de Maillard un complejo proceso químico (descrito por el científico francés Louis-Camille Maillard) entre los aminoácidos y los azúcares reductores de la carne que aporta a la hamburguesa su característico sabor 'umami' y su color dorado.

Para lograr una hamburguesa jugosa no debemos hacerla nunca más de cuatro minutos por cada lado, si la hacemos tres quedará al punto, y si la carne es buena y nos gusta que esté bien cruda con dos por cara es suficiente.

4. Los complementos
Esta es la parte en la que hay más discusiones. Lechuga, tomate, cebolla, kétchup, mostaza, mayonesa, queso, bacon, pepinillos… Todos los complementos pueden funcionar pero, si la carne es buena, los cocineros recomiendan que no nos pasemos echando de todo.
El bacon, aunque nos chifle, puede matar el sabor de la hamburguesa, por ello debe estar bien crujiente y nunca debe echarse demasiado. Respecto al queso, lo ideal es elegir una variedad que se funda al entrar en contacto con la carne caliente (para facilitar esto, podemos añadirlo en la propia plancha, una vez que demos la primera vuelta a la hamburguesa) y que no sea demasiado fuerte. En EEUU usan el queso americano o el cheddar, que son los más clásicos.

Es mejor no embadurnar el sándwich de kétchup si queremos notar algo el sabor de la carne
Respecto a las salsas es cuestión de gustos, pero de nuevo es mejor no embadurnar el sándwich de kétchup si queremos notar algo el sabor de la carne. En EEUU es muy habitual usar también 'relish', un encurtido de pepinillos finamente picados, ligeramente dulce.

¿Y la ensalada? No hace falta añadirla, pero todo es cuestión de gustos. Es muy habitual echar cebolla –sobre todo a la plancha o caramelizada–, tomate, y lechuga, aunque esta última tiene muchos detractores entre los cocineros que consideran que su textura queda blandengue en contacto con la hamburguesa y no aporta ningún sabor reseñable.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/

¡Encuentra en Gurú las mejores opciones gastronómicas en tu ciudad!

Temas relacionados

En Gurú
te recomendamos

Descubre lo mejor de Gurú

Encuentra aquí el archivo de notas más completo de tu ciudad. Todos los planes, temas de
actualidad, gastronomía, rumba y cultura de tu interés.

Ver historial de notas

¿Te gustó? Deja tu comentario

Para Gurú es importante saber tu opinión. Inicia sesión para dejar tu comentario.

También te podría interesar